En lugares oscuros

Nos colocaron en un rincón, de nuevo detrás de un biombo. Últimamente parecía que me dedicara a algún tipo de industria clandestina. Abundando en mis reflexiones anteriores, se me ocurrió que era un signo de los tiempos que los policías nos encontráramos en lugares oscuros mientras los grandes estafadores se lucían en las revistas y los traficantes de todo tipo de mercancía ilegal, incluida la carne humana, hacían ostentación de sus deportivos, sus yates y sus mansiones. O que la coordinación entre dos cuerpos policiales se articulara así, a través del contacto personal, y que, mi experiencia me lo decía, aquélla fuera la mejor forma de compartir información y hasta de colaborar desde el punto de vista operativo, si llegaba a ser necesario hacerlo. Todo aquello acreditaba, a mi humilde juicio, la obsolescencia estrepitosa del sistema para hacer frente a la realidad de una nueva era que nos desbordaba por todas partes. Pero éste, en definitiva, no era más que el razonamiento desdeñable de un engranaje de la máquina. A los que estaban a los mandos, aquella inercia no les producía gran perjuicio. Al revés, les ahorraba tener que aprender a vivir de otra manera.

La reina sin espejo

Serie Bevilacqua y Chamorro (comprada íntegra en formato epub por un precio razonable, ergo se puede)

Lorenzo Silva

Nota: cámbiese policías por cualquier grupo de personas que intentan hacer bien su trabajo para la sociedad (sanitarios, educadores…) y el párrafo funciona igual


Anuncios

Show me the money

La iniciativa Atención primaria: 12 meses, 12 causas ha elegido para el mes de marzo reclamar la emancipación de la atención primaria. Nada que objetar, sólo algunas consideraciones. No somos niños creciendo. Somos adultos que reclaman su lugar en el mundo. Pero lo necesario para emanciparse en el mundo de hoy lo reclamaba hace años el receptor de los Arizona Cardinals (equipo perdedor donde los haya, como nosotros) Rod Tiwell interpretado por Cuba Gooding Jr en la película Jerry Maguire:

Enséñame la pasta. El dinero está en el lado de la atención hospitalaria. ¿Por qué? Probablemente porque nuestros políticos y gestores piensan que crear una nueva Unidad Hospitalaria de Loquesea, que va a borrar el histórico déficit de nuestra comunidad en la atención a la importante amenaza sanitaria de loquesea, incluida a su vez en un hospital cada vez más grande porque nosotros lo valemos, da más votos que facilitar el trabajo del médico de familia y potenciar la atención primaria. Y puede que lleven razón

Si el médico de familia fuera el que decide a qué especialista hospitalario deriva un paciente (porque cumple los criterios de calidad en atención, pruebas complementarias y tratamientos que el médico de familia se ha marcado para sus pacientes) o a qué servicio le manda a realizarse pruebas complementarias (porque no tiene lista de espera, informa correctamente y lo hace a un precio razonable), y esas decisiones pudieran cambiar en el caso de que los criterios exigibles dejaran de cumplirse, otro sería el trato que el médico de familia recibe de políticos, gestores, compañeros hospitalarios y pacientes.

Mientras tanto, Raquel tendrá que seguir haciendo malabarismos sin que nadie le reconozca, de verdad, no valen palmaditas en la espalda, el esfuerzo.

Por cierto, el artículo de Juan Gervas y Juan Simó 2015, el día a día de un médico de cabecera que recomiendan en AP XII causas es fantástico en varios aspectos. Leedlo, pensar en la autogestión (económica sobre todo, insisto), mirad a vuestro alrededor y siendo sinceros y autocríticos, ¿estamos realmente preparados para emanciparnos o tienen razón nuestros gestores al considerarnos un nido de inútiles?

#MegaGalleta

Como llevo unos días de capa caída, con mi mala salud a cuestas y pocas alegrías en el curro

he decidido centrar mis energías en cosas realmente productivas. Me he dejado de iniciativas saludables y me he apuntado a la #MegaGalleta twitera. Propuesta por el blog de El Monstruo de las Galletas, se trata de cocinar una mega galleta versioneando la receta de 101cookbooks.

Yo la he hecho con pocas variaciones: la thermomix con mariposa para batirlo todo y, como no me llegaba con el chocolate que tenía, turrón de chocolate que sabe a navidad turrondesuchard para la cobertura.

Salud, majos

El largo adiós

 

 

 

 

 

 

 

El largo adiós

Raymond Chandler

—Me gustan los bares cuando acaban de abrirse. Cuando la atmósfera interior todavía es fresca, limpia, todo está reluciente y el barman se mira por última vez al espejo para ver si la corbata está derecha y el cabello bien peinado. Me gustan las botellas prolijamente colocadas en los estantes del bar y los vasos que brillan y la expectación. Me gusta observar cómo se prepara el primer cóctel de la noche y se coloca sobre una impecable carpeta con una servilletita doblada al lado. Me gusta saborearlo lentamente. El primer trago tranquilo de la noche, en un bar tranquilo, es maravilloso.

….

—El alcohol es como el amor —expresó—. El primer beso es magia; el segundo, intimidad; el tercero, rutina. Después de eso lo que hacemos es desvestir a la muchacha.

….

Todas las rubias tienen su no sé qué, excepto, tal vez, las metálicas, que son tan rubias como un zulú por debajo del color claro, y en cuanto al carácter. Tan suave y blanco como el empedrado de la acera. Existe la rubia pequeña y agradable, que gorjea como los pájaros, y la rubia alta y estatuaria, que lo envuelve a uno en una mirada azul de hielo. Existe la rubia que lo mira a uno de arriba abajo y tiene un perfume encantador y resplandece tenuemente y se cuelga del brazo y está siempre muy, muy cansada cuando usted la acompaña a su casa. Ella hace ese gesto de impotencia y tiene ese maldito dolor de cabeza y a usted le gustaría aporrearla, aunque esté contento de haber descubierto lo del dolor de cabeza antes de haber invertido en ella demasiado tiempo, dinero y esperanzas. Porque el dolor de cabeza siempre estará así, es un arma que nunca deja de usarse, y tan mortífera como la espada del asesino o el frasco de veneno de Lucrecia. Existe la rubia dulce, dispuesta y aficionada a la bebida, y que no le importa lo que lleva puesto —siempre que sea visón —o adónde va— siempre que sea el “Starlight Roof” y haya mucho champaña seco—. Existe la rubia pequeña y altiva que es una verdadera compañera y quiere pagar ella su cuenta y está llena de luz de sol y de sentido común que sabe judo y puede lanzar al aire, por arriba del hombro, al conductor de un camión, sin perderse más de una frase del editorial del Saturday Review. Existe la rubia pálida, pálida, con anemia de tipo incurable, pero no fatal. Es muy lánguida y muy sombría y habla suavemente como salida de no sé dónde, y usted no le puede poner un dedo encima, en primer lugar porque no tiene ganas, y en segundo lugar porque ella está leyendo La tierra perdida o Dante en el original o Kafka o Kierkegaard, o porque estudia dialecto provenzal. Adora la música, y cuando la Filarmónica de Nueva York está tocando Hindemith, ella puede decirle a usted cuál de los seis contrabajos entró un cuarto de tiempo más tarde. He oído decir que Toscanini también es capaz de ello. Eso quiere decir que son dos. Y, por último, existe la muñeca maravillosa y encantadora que sobrevive a tres reyes del hampa y después se casa con un par de millonarios a un millón por cabeza y termina con una villa de color de rosa pálido en Cap d’Antibes, un coche Alfa Romeo completo, con chófer y acompañante, y una caballeriza de aristócratas enmohecidos a los que tratará con la atención distraída y afectuosa conque un anciano duque dice buenas noches a su criado.

….

En cada ciudad, en cada una de ellas, hay doctores; algunos son médicos auténticos y otros son simples practicantes que tienen licencia para cortar callos o para saltar arriba y abajo de la espina dorsal del paciente. De los médicos verdaderos, algunos están en situación floreciente y otros son pobres, algunos poseen ética y otros no están seguros de poder permitírsela.

….

—Soy un romántico, Bernie. Durante la noche oigo voces que lloran y voy a ver qué es lo que pasa. De esa forma uno no saca ni un cobre. Si uno tiene un poco de sentido común, lo que debe hacer es cerrar la ventana y poner más fuerte el sonido de la televisión, o apretar el acelerador y alejarse de allí. Permanecer fuera de las dificultades y líos de otra gente. Porque todo lo que uno puede sacar es ensuciarse.

….

Nos despedimos. Seguí el auto con la mirada hasta que se perdió de vista. Subí las escaleras, entré en el dormitorio y deshice toda la cama para volver a hacerla. Sobre una de las almohadas había un cabello largo y oscuro. Sentí un peso en la boca del estómago. Los franceses tienen una frase para eso. Los muy sinvergüenzas tienen una frase para cada cosa y siempre tienen razón.

….

Fue agradable mientras duró. Hasta la vista, amigo. No le digo adiós. Se lo dije cuando tenía algún significado. Se lo dije cuando era triste, solitario y final.

 

El traje nuevo del emperador

Puedes decir de ti mismo que eres el mejor emperador de Europa, que eres universitario, que eres docente, que eres el emperador más 2.0 y cool, y probablemente tendrás a miles aclamando tu imperial donosura.

Pero si no tienes facultad de emperadores mediocres (la haremos como sea, y además tenemos la gestionada por las hadas adoradoras de los registros inútiles y la de los subyugados por la magia), te regalan cosas sin pasar el tiempo preceptivo y una acreditación seria (la haremos más adelante), tienes listas de espera de 10 meses para una primera audiencia, tus cortesanos siguen considerando que los que no moramos en tu santo recinto somos meros criados de su santa voluntad, tus trabajadores están de los nervios, eres incapaz de gestionar citas para audiencias de forma rápida y sencilla…

…estás desnudo, amigo.

y una de arena

Tras los palos dados a nuestra gerencia (y otros que me he callado), dos buenas noticias.

Ante las peticiones de justificantes del médico por parte del SOIB (INEM), un correo dice:

Des d’alguns centres ens heu comunicat que des del SOIB (INEM) s’havia transmès a ciutadans, als quals se’ls hi havia passat la data de segellat per continuar rebent prestacions, que anessin al seu metge de família per fer un justificant o una IT.
Us informo que hem remès una carta perquè es normalitzi aquesta situació i no tornin a aparèixer nous casos. Us agrairia que ho comuniquéssiu també als vostres equips.

Ante las peticiones de certificados médicos para cualquier tontería, una nota firmada y sellada dice:

Dos pasitos, pero en la dirección correcta.

Una de cal

Se está terminando de resolver la OPE de MF de las Baleares (http://boib.caib.es/pdf/2011005/mp4.pdf). Enhorabuena a los agraciados y algunas preguntas tontas:

– ¿Por qué no ha contado como tiempo trabajado el realizado durante la residencia de medicina de familia?

– ¿Por qué no han puntuado como méritos los cursos que un residente abnegado haya realizado durante la residencia fuera del programa docente?

– ¿Por qué ser, pongamos, anestesista o médico de SUAP autoriza a pasar a médico de EAP por promoción interna, pero ser médico de familia no autoriza a ser neurocirujano por el mismo camino?

– ¿Por qué esos sospechosos bailes de CIAS?

– ¿Por qué parece, y te lo confirman los que llaman a los centros a preguntar por las características de cada plaza, que algunas están “reservadas” para fulanito o menganita?

– ¿Por qué los coordinadores tienen derecho a enviar a los que aprueben a las plazas que ellos quieran? ¿Están por encima de los boletines oficiales?

– ¿Por qué no se usa el viejo y útil sistema de elección de plazas en una convocatoria conjunta, empezando por el primero y terminando por el último?

– ¿Por qué siempre este mediterráneo olor a cosa nostra?