Reformas

O sea, que modificar la Constitución es dificilísimo si se trata, por ejemplo, de terminar con la discriminación de las mujeres en el acceso a la jefatura del estado, pero resulta sencillo cuando se trata de complacer el último capricho de Merckel-Sarkozy.

Se creen que somos tontos. Y llevan razón. Por aguantarlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s