Sobre el plan de austeridad

Hace un par de semanas nuestra Gerencia de Atención Primaria hizo público su flamante plan de austeridad. Lo hizo a través de su brazo armado en forma de coordinadores, nunca de forma directa a sus principales damnificados; trabajadores sanitarios y pacientes usuarios. Siempre hay clases.

La crisis económica, causada en principio por la mala gestión de bancos de todo el mundo que se ensuciaron con el cemento de las obras, nos enredaron vendiéndonos futuro y falsa seguridad a interés variable y al darse cuenta del error decidieron huir hacia adelante y echarnos la culpa, está sirviendo para justificar el reinado y las trapalerías de aquellos que la causaron. Nuestros políticos y gestores, faltos de imaginación y de valor, han salido prestos a defender a los indefendibles y a allanarles el camino. Y de paso se han liado la manta a la cabeza y aprovechan para colar como planes de austeridad lo que no son más que medidas que deberían llevar tiempo tomadas (evitar el despilfarro en luz y aires acondicionados) y viejas malas costumbres (no sustituir las ausencias de los trabajadores y que sus compañeros carguen con el trabajo acumulado).

En los días siguientes algunos centros y compañeros a título individual han usado el correo institucional para hacernos llegar a todos sus opiniones sobre el dichoso plan. Bien por ellos. Compartir ideas e información es la mejor manera de salir del pozo. Pero… cuidado con algunas opiniones que apuntan a dianas equivocadas (como nosotros somos muy buenos que sean los centros malos los que paguen el pato, adelante con el copago…) También los sindicatos empiezan a mandar sus opiniones. A éstos no los cuento. Hasta ahora han sido parte del problema más que de la solución.

Como en ocasiones dicen que sólo me dedico a causar oprobio (¡caray!) me andaré con cuidado al exponer mis opiniones. Voy a intentar ser positivo, constructivo y tan melifluo que en ocasiones me causaré arcadas. Voy a repartir tareas para todos. No dudo que me seguiré creando enemigos. Especialidad de la casa. El día que me voy a dormir sin haberme comido crudo a uno de gerencia es un día perdido.

¿Qué se les puede pedir a los pacientes?

Buena pregunta. Conozco compañeros sensatos que defienden el copago. Tienen sus buenas razones. Yo no creo en ello. Me parece tramposo. Llevamos lustros acostumbrando a los pacientes a que todo se resuelve en el centro de salud. Ha sido una labor en la que todos hemos participado: políticos prometiendo todas las curas y cuidados posibles, sanitarios echándoles la bronca por no haber venido antes, programas del niño sano obsesionados por convertirlos en enfermos, campañas publicitarias. Ahora pretendemos cobrarles por lo que les hemos dado gratis. Eso es lo que hacen los camellos cuando en los baños de una discoteca te regalan la primera pastillita. ¿En eso nos hemos convertido?

Por otra parte, se trataría de un repago. Yo ya copago cuando todos los meses me retienen parte de mi nómina. ¿Y quién pagaría y cuánto? Los que ganan mucho ya no vienen a nosotros más que a pedir recetas, prefieren que les atiendan médicos privados en clínicas limpias en las que no molestan pobres ni enfermos. Para los que ganan poco y tuvieran la desgracia de enfermar, el copago tendría que ser tan pequeño que probablemente no saldría rentable (habría que poner cajas registradoras, y contratar furgones blindados que recogieran la recaudación, e imprimir tiquets, y comprar nuevo software contable…)

A los pacientes hay que pedirles buen comportamiento ciudadano, sabiendo que es el mismo por el cual uno no tira basura en el parque, no escupe por la calle, no trata a los empleados públicos con un usted no sabe con quién está hablando, no rompe los cristales de las farolas y cumple las reglas de tráfico. Es decir, considera las cosas (la res) públicas de su propiedad y así las cuida. Es decir, que es escaso. Hacen falta años de educación y, probablemente, haber nacido y haberse criado en otro país.

Hay que pedirles compromiso con la atención primaria pública. Salvador Casado (sigan a este hombre), médico de familia en la selva madrileña, clama por establecer un frente común que la defienda. Y en ese frente común incluye a los pacientes. Este negocio sólo tiene sentido por ellos y con ellos. Deben saber que no suplir a su médico cuando falta es una vergüenza y una injusticia, cumpla o no cumpla los objetivos. También deben saber que esto no es un saco sin fondo del que sacar y sacar, que hay cosas (medicamentos, pruebas complementarias, consultas…) que “no entran en el seguro” o no están indicadas y está bien así.

¿Qué se les puede pedir a los gestores? (Gerentes, directores, subdirectores, consellers, ministras…)

Imaginación y fuego. Que cojan los libros y apuntes de los masters de gestión sanitaria (miren a dónde nos han traido) y hagan una alegre hoguera con ellos. Las soluciones economicistas tiene mal engarce aquí. Una cosa es no despilfarrar y otra no gastar. Hacen falta más poetas en las gerencias.

Aquí van algunas ideas gratuitas (si quieren más, harían bien en copiar la red social Kudeaketa, promovida para fomentar la discusión, intercambio y desarrollo comunitario de ideas y opiniones entre los trabajadores de la Comarca Bilbao de atención primaria. A mí, con mis simpatías por la Real no me han dejado entrar. Promovida por ¡sí!, un médico de familia)

Alto a las vacunaciones innecesarias, peligrosas y carísimas (VPH, gripe A, ¿rotavirus?), alto al despilfarro en campañas publicitarias patéticas con aspecto de haber sido diseñadas por un sobrino del Opus de alguno de los responsables (las últimas contra las drogas y el tabaco en los jóvenes me han provocado serias ganas de liarme un peta), alto a la informatización basada en programas carísimos de comprar y mantener, encadenados de por vida a una empresa privada que es la dueña final de los códigos y del desarrollo de los programas. ¿Para qué sirve una maquinita que imprime tiquets recordando las citas pedidas, y cuánto cuesta? Y miles de derivaciones, peticiones de pruebas, partes de baja imprimidas para nada (papel, toner…) Alto a los cargos inútiles. ¿De verdad hay gente cobrando por estar en el grupo funcional (o cómo se llame) que se supone vela por la utilidad de la HCE? ¿Haría falta una gerencia tan grande si allí sólo trabajaran los estrictamente necesarios? ¿Se han planteado que las plantillas sobredimensionadas que no precisan sustitutos son las suyas? Alto a las parcelas. ¿Tienen los hospitalarios algún tipo de presión sobre prescripción, cumplimiento de objetivos, eliminación de listas de espera? No, chicos, las listas de espera de seis meses en sopotología no se solucionan contratando más sopotólogos, ni creando la unidad de sopotología deconstruida para que haya otro jefecillo, ni desprestigiando a la primaria diciendo que es incapaz de atender a los pacientes sopotológicos.Se solucionan haciendo trabajar a los sopotólogos a cambio de su sueldo, y no de dudosas peonadas. Y hablando de primaria. En los años 80 (llenos de rojos y de pelos cardados) la primaria gestionaba el 25% del presupuesto de sanidad. En 2010 (campeones del mundo) ronda el 10%. ¿Qué más austeridad quieren? Que no se financien los medicamentos me too, por lo general menos útiles, menos seguros y más caros que los originales (¿cabe en cabeza humana lo de las glitazonas? ¿cuánto nos hemos gastado en ellas?)  Crear una cartera de servicios real y cumplirla a rajatabla. Y defender al profesional que la cumple. Si esto entra en la cartera y la indicación del Dr. Tal es correcta, se hace y punto, aunque el Dr. Tal sea el porquero de Agamenón. Si no entra en la cartera y el Dr. Cual así se lo hace saber al paciente exigente, lo que dice el Dr. Cual va a misa. Dejar de desperdiciar profesionales bien formados que acaban en urgencias hospitalarias, como falsos pediatras o como fichas de un tetris de suplentes.

Y cuidadito con vendernos a las empresas sanitarias hospitalarias privadas. O con creer que las EBAs son la panacea.

¿Qué nos debemos exigir a nosotros mismos?

Sí, también tengo para nosotros. Básicamente debemos tomar compromiso con nuestro trabajo. No podemos vivir instalados en la queja (¡mira quién lo dice!) No podemos permitir que nuestro nivel técnico-profesional baje.

Basta de encerrarnos en la consulta y permitir que nos arrebaten lo que es nuestro. Somos médicos de familia, pero nos han quitado a los niños (aunque la mayoría de los que los atienden son médicos de familia disfrazados de pediatra), a los terminales (idem), los embarazos de riesgo bajo (la inmensa mayoría), la prevención ginecológica, y nos quieren quitar a los crónicos. Nosotros somos mucho más rentables y eficientes haciendo todo eso. Digámoslo y exijamos nuestro territorio: el inmenso paisaje bello y salvaje que empieza a las puertas de los hospitales. Debemos decir que no cuando es necesario. No a nuestros jefes cuando nos dan órdenes inaceptables. Esto no es el ejército y no existe la obediencia debida. No a nuestros pacientes cuando lo que nos piden no es lo indicado para ellos.

Mantenernos bien formados en nuestro vertiginoso campo es una obligación moral personal. No hay atajos. No debemos recetar según qué cosas, pero no por que lo diga el pacto de incentivos, si no porque está técnicamente mal hecho. Eso es imperdonable. Y no hacen falta ni los escasos cursos de nuestra empresa ni el regalo envenenado de la industria. Internet ofrece miles de posibilidades fiables, rápidas y baratas. Para decir algo bueno de la empresa, ¿habéis probado la Biblioteca Virtual? No sabéis lo que os perdéis. Le daría un beso en los morros al que decidió suscribirnos al Uptodate. Siguiendo con la industria. Las relaciones con ella son como esas chicas atormentadas de los veinte años. Excitan, traen nuevos sabores, te llevan a garitos desconocidos, pero al final tú no eres el más gracioso y todo termina sucio y mal. ¿Necesitamos vendernos por una cena, o por 300€ por dar una sesión, o por otro congreso? (Sobre este tema, sigan a Enrique Gavilán. Él dice que es un poco recurrente. Yo creo que lleva razón) ¿Y nuestras sociedades y la industria? ¿tienen sentido los 400€ que cuesta entrar en un congreso de la semfyc (más el viaje, más el hotel, que siempre es más caro de lo que debe)? ¿o todo el mundo da por supuesto que lo va a pagar un laboratorio y no importa? Hace poco las jornadas del PACAP costaba 60€, el 1CBS era gratis. Se puede.

Dicen que la bioética es la actitud de buscarse problemas. Si no entendemos que esa es la esencia de nuestro trabajo, mal. Si sólo nos dedicamos a firmar papelitos verdes y rojos y a mirar la pantalla del ordenador, los problemas del paciente que tenemos delante no van a desaparecer solos. Otros se harán cargo de ellos. Y no dudéis que lo harán peor y más caro de lo que lo podemos hacer nosotros.

Actitud. Los médicos de familia debemos ser como los rockeros o los toreros. Se les distingue a kilómetros de distancia, solamente por su forma de estar.

Bob Dylan dice que aún no está oscuro. Optimista.

Anuncios

5 pensamientos en “Sobre el plan de austeridad

  1. Pedro dice:

    Una frase para enmarcar: “Los médicos de familia debemos ser como los rockeros o los toreros. Se les distingue a kilómetros de distancia, solamente por su forma de estar”.
    Me ha gustado.

  2. lola dice:

    Yo solo digo ,que si a mí no me preguntaron ni pudieron ayuda para despilfarrrarlo, porqué me piden ahora colaboración para arreglarlo.No es justo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  3. Gracias por la mención, es un honor.

    Tan solo trato de seguir caminando con un poco de creatividad y conciencia.

  4. Susana Enriquez dice:

    BRAVO!!!!!!!. Ya va siendo hora de decir las cosas claras. Me adhiero totalmente a lo que dices.

  5. P M dice:

    Soy enfermera pero me ha gustado la critica, creo que hay que trabajar en equipo y conseguir que este plan de austeridad se modifique y no perjudique al personal ni al paciente de la manera que ahora lo está haciendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s