Cerrado por fútbol

(Durante lo que queda del mundial, estaré ocupado viéndolo. Si tengo ganas y ocurrencias, escribiré algo sobre él)

Los anglosajones distinguen los trabajos blue-collar, aquellos que incluyen trabajo manual y en los que uno se gana el sueldo con el verdadero sudor de su frente, de los trabajos white-collar. Traduciendo al imaginario español, los blue-collar serían los que precisan ponerse un mono para trabajar y los white-collar aquellos que no. Hace unos años escuché a un centrocampista brasileño, de esos profesionales de la defensa y la contención que ahora tanto abundan, explicar que en todo espectáculo, fútbol incluido, para que los pianistas se lucieran tenía que haber alguien que llevara el piano a cuestas.

No me atrevo a elegir en que categoría quedaría encuadrado un médico de familia. Pero hablando de fútbol, resulta doloroso ver cómo los entrenadores resultadistas han ido convirtiendo lo que esencia deberían ser 22 tipos en pantalones cortos recordando cómo se sentían cuando jugaban al fútbol de niños, en 22 trabajadores sudorosos trasladando pianos sobre un césped bien cuidado. Algo completamente ilógico. ¿Quién sería futbolista o espectador si de pequeño, en el patio del colegio, en la calle o en una era, le hubiesen obligado a ser mediocentro defensivo, libero, defensa escoba o media punta por la izquierda, o a entender las bondades de un empate o una falta técnica? Lo que importaba era jugar. Ni siquiera el resultado importaba.

Y quizá la culpa la tienen los resultados. Si Brasil hubiera ganado el mundial del 82 con aquellos artistas llamados Sócrates, Zico, Falcao, Toninho Cerezo o Junior (en lugar de la Italia de Gentile) y no hubiera ganado el del 94 con obreros como Dunga, Mazinho, Branco y Tafarel, el peor portero campeón del mundo (aquí no cuento a Mauro Silva, la demostración de cómo hacer con estilo hasta los trabajos más duros), Brasil seguiría jugando como lo hacen los niños y los locos (sin empates, sin prisioneros) y sería todavía la segunda selección de todos los aficionados del mundo, en lugar de la tropa de oficinistas aburridos en la que se han convertido. Un brasilero debe tocar bossa, no ritmos industriales. Para eso Dios ya creó a los alemanes.

Y más. Si la Francia ligera y corretona de Platini, Tigana, Giresse y compañía hubieran triunfado en el 82 ó en el 86, y no lo hubiera hecho la Francia musculosa y descerebrada del 98 (Desailly, Lizarazu, Karembeu, Petit, uff), hoy Francia seguiría jugando como si estuviera en una verbena estival en la campiña, y no como si escoltaran a un camello por una banlieue de París. Sí, en el 98 también jugaba Zidane, pero pese a su fama, nunca vi en él más que a un grandullón técnico cualificado con excesiva tendencia a la violencia injustificada. No lo digo por el cabezazo a Materazzi. Si no hubiera jugado donde jugaba, su colección de tarjetas rojas de la liga española sería inabarcable.

Por eso en los mundiales resulta agradable ver a gente como los eslovacos, los chilenos, los mejicanos o los estadounidenses. Jugadores (recuerden el término) de fútbol que dan la sensación de estar ya recompensados con estar en un mundial y se dedican a disfrutar y hacer su trabajo lo mejor posible. Sin desgarramientos ni tragicomedias. Y es cargante ver a los franceses perder sin grandeza, a los italianos darse cuenta de que van perdiendo cuando ya no queda tiempo, a los ingleses dejarse engañar por la arrogancia de un italiano presuntuoso y a la prensa española repitiendo gilipolleces sin ruborizarse (¿de verdad periodismo es una carrera universitaria?)

Anuncios

Un pensamiento en “Cerrado por fútbol

  1. […] El consultorio Pasar a contenido ← Cerrado por fútbol […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s