Sufrir un mes (más)

Ha empezado el mundial de fútbol. Para los adictos, un chute de un mes de duración. Para los escépticos, lo más parecido al infierno dantesco. Abandonen toda esperanza de disfrutar si no lo han entendido. Y es que el fútbol no es que guste o no, si no que o se entiende (de una manera epidérmica, no intelectual) o no se entiende.

En España, además, el fútbol es un asunto más de clubes que de selección. Quizá porque ésta nos ha dado pocos motivos. Sufrimos (que es la esencia del fútbol) más por una derrota de nuestro equipo o mirando una y otra vez su delicada situación en la clasificación que cuando nuestra selección vuelve a casa en octavos. Parece que esta vez vamos al mundial con más argumentos que en otras ocasiones. Hacemos el fútbol más armónico y espectacular. Pero al fútbol se juega de muchas maneras. Además los mundiales dan siempre la oportunidad de engancharte a otras camisetas por los motivos más extraños. El viejo y juguetón Roger Milla, el irrepetible René Higuita y sus colegas mareando a los alemanes (¡Dios es colombiano!), los veloces coreanos de nombres imposibles, Sócrates el de los pies pequeños, lo bien que les sienta cualquier camiseta a los italianos (excepto a Paolo Rossi, con su pinta de niño raquítico), Maradona (¡ay, si hubiera pensado fuera del campo con el pie del lado del corazón, en lugar de con ese embrollo que tiene dentro de la cabeza!) gritando poseído a la cámara, la nariz rota de Luis Enrique, Batiston caído sin sentido como una flor francesa aplastada.

Para los creyentes y para los no creyentes, mis recomendaciones. Sirven para comprender.

El fútbol a sol y sombra. Eduardo Galeano. Siglo XXI editores.

Historias, anécdotas y comentarios de la historia del fútbol. Un clásico imprescindible.

Fiebre en las gradas. Nick Hornby. Anagrama.

Una educación sentimental. La forja de esa extraña relación entre un hombre y su equipo de fútbol. Sobre todo para que los que vayan perdiendo entiendan por qué sufren.

Dibuje, maestro. Enric González. El País

Enric González, autor de Historias del Calcio, promete llevar un blog sobre fútbol durante el mundial. Cuando Enric González habla de fútbol, es de la vida de lo que habla.

En cualquier caso, a disfrutar.

Anuncios

2 pensamientos en “Sufrir un mes (más)

  1. Dan.T.P dice:

    Personalmente hace tiempo que dejé de seguir los partidos de liga, no me gusta ver que, resumiendo, los que ganan son los que tienen más pasta. Pero si me gustan los partidos de selecciones por varias razones: porque se respira en casa un ambiente que no existe durante el resto del año en los fines de semana (no soy seguidor de la liga), porque me veo apoyando y jaleando a equipos cuyos partidos en otras situaciones ni siquiera vería, y porque en estos eventos viendo estos equipos pueden llegar a salir de mi boca palabras de un contenido y un volumen tal que sonrojarían a la mismísima Regan MacNeil.
    Así pues soy futbolero pero no de clubes sino de selección y no necesariamente de la nuestra (que también).
    P.D: habrá que leerse tus recomendaciones, no conocía ninguna de ellas.

    • C.C. Baxter dice:

      Sí, los mundiales de fútbol y las olimpiadas comparten esos momentos en los que uno jalea enfervorecido a Eslovaquia (mi casa esta tarde) o sigue con genuino interés los dieciseisavos de final de badminton entre Corea del Sur y alguna ex-república soviética. Somos como niños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s