Condenas

Uno cree que lo ha visto todo. Pero no es así. Y la verdad inaplazable acompaña a la desgracia como una aceituna a un buen martini. La muerte de Rayan, el hijo recién nacido de Dalilah, la primera víctima de la gripe porcina en España, ha sacado lo peor de cada corazón.

Pocas horas después de suceder, el gerente del Marañón y el consejero de Sanidad madrileño, el increíble Güemes (¡y te quejas, Lis Ensalander , de lo que tú tienes! Imagina que un día abandonas tu puerto norteño y vas a dar en Madrid), saltaron rápidamente a señalar a una culpable. Curiosamente, la más débil; la enfermera novata. Sin investigación interna ni judicial, sin expediente ni comisión a la medida, como reclamarían si fuera uno de los suyos el posible culpable.

Los periodistas y opinadores oficiales desgranan descaradamente su ignorancia. Haber acudido en alguna ocasión con sus hijos a un centro, cómo no, de urgencias les da criterio suficiente para pontificar. Aunque la mayoría se acogen a Muface y en realidad no conocen ni frecuentan los centros sanitarios de la plebe.

El sindicato de enfermería y su Colegio se desgañitan relacionando lo sucedido con las especialidades de enfermería. Olvidan que en medicina ya hay especialidades y, en muchos centros, se siguen contratando profesionales sin la formación requerida legalmente. Y que siempre habrá novatos que precisan una atención que no siempre les damos.

Hasta he oído en una emisora a un idiota reclamar la aplicación inmediata del ¡Plan Bolonia! que según él impedirá sucesos como este.

El gobierno marroquí, que ignora como sus hijos abandonan su país buscando una vida mejor que allí les niegan, corre ahora a poner aviones oficiales, imanes y lo que haga falta.

enteral

Mientras tanto, hay un bebé muerto. Y un hombre que jamás entenderá lo que ha pasado. Porque la vida, por extraño que parezca, tiene un orden, y uno espera que sean sus hijos los que le entierren y nadie se recupera de enterrar a un hijo y a una esposa en dos semanas. Y una chica que, no lo sé, pero puede que se equivocara. Que nunca dejará de soñar con unas manos, sus manos aunque en el sueño parecerán de otro, conectando la vía en el lugar incorrecto. Y abriendo el paso. Su condena.

Anuncios

4 pensamientos en “Condenas

  1. Anakin Skywalker dice:

    Qué fácil resulta salir en primer plano a la palestra para dar la cara y sin embargo señalar como chivo expiatorio a una joven, novata e inexperta enfermera de 21 años, que suficiente condena va a llevar sobre sus espaldas el resto de su vida.

  2. enrique dice:

    Hola, CC Baxter,
    Aunque no es un comentario directo sobre tu post, sí que al menos tiene relación con la gripe A. No tengo tu cuenta de correo, y por eso te hago llegar esta notificación de mala manera, si quieres destruye el comentario a posteriori para que no salga (a tu elección).
    A raiz de una propuesta de Rafa Bravo (primum non noccere) unos cuantos bloggers estamos organizándonos para divulgar una estrategia de información veraz conjunta sobre la gripe A a través de nuestros blogs, y querríamos contar con la mayor gente posible. Ya me dirás. Si quieres, ponete en cotacto conmigo (egavilan@wanadoo.es) o con Rafa.
    Gracias y perdón por el atrevimiento…

  3. Pierre dice:

    Que pena puedo tener por hurto de coche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s