Películas de miedo

(Viñeta de El Roto, El País, 11/7/9)

A veces mis compañeros se ríen de mí. Como el resto de profesiones, o quizá un poco más, en cuanto nos reunimos unos cuantos (generalmente basta con dos) nos ponemos a hablar de nuestro trabajo. Comentamos, discutimos, despellejamos, solucionamos. Cuando los que ya vamos siendo veteranos agitamos nuestra taza de café y miramos el baile de su espuma como si miráramos mucho más adentro, es que estamos empezando a pensar en la decadencia de la primaria, entendida como un día la entendimos y soñamos con ella. Cómo era, qué hacíamos, qué íbamos a hacer, quién tiene la culpa. Desde hace un tiempo, yo ya no participo en la discusión. Dejo que mis coetáneos ahuequen su tono de voz mientras recuerdan y, viejas en corro tras la partida de cartas, desgajan lo que pudo haber sido y no fue. Espero al final y mi instinto de vedette me empuja a intervenir cuando todo empieza a estar dicho y las miradas de asombro de los más jóvenes se van desvayendo.

– Esto es, simplemente, una conspiración forjada a través de décadas para acabar privatizándonos. Lo acabarán haciendo, y llegará un día en que los médicos de familia anticuados como nosotros trabajaremos arrinconados en unos centros de salud que no reconoceremos como nuestros y que no nos reconocerán como parte de ellos, si no como excrecencias a extinguir.

Lo digo con mi mejor media sonrisa en la boca. Como cuando prometes a un niño que la inyección va a ser sin aguja o que el jarabe no sabe tan amargo. Todos, veteranos y jóvenes, se ríen. Creo que de mí. Pero puede que se rían como lo hacemos después de haber pasado mucho miedo con una película que (Cataluña, Madrid, Galicia, Valencia y los que vendrán) no queremos volver a ver.

nosferatu

Anuncios

Un pensamiento en “Películas de miedo

  1. Anakin Skywalker dice:

    No creo que la privatización sea la solución, ni creo ni abogo por ella. El modelo tiene fallos, sí, de acuerdo, como todos, o acaso hay alguno perfecto…pero aún así funciona y podría funcionar aún mejor. Y si nos comparamos con otros países, no envidio a ninguno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s