Incentivos

Que M.,

que ha visto morir pareja, hermanos, hijos y ve como ella misma es rondada por ese pretendiente atildado y enfermizo,

que sigue viendo maldad a su alrededor igual que la ha visto desde niña,

que se ha propuesto seguir caminando sola, sin destino, hasta donde le lleven sus pasos,

espere 1000 kilómetros para descargar su impotencia y su llanto sentada en la silla de mi consultorio…

eso, llamadme ingenuo, también son incentivos en estos tiempos mezquinos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s